Cuando tu bebé nazca deberás decidir cómo quieres alimentarle. Hay tres tipos de lactancia posibles:

1. Lactancia materna

Este tipo de lactancia consiste en alimentar al/la bebé solamente con la leche materna, ‘dándole el pecho’. La Organización Mundial de la Salud (OMS) aconseja a las madres que amamanten a sus hijos/as en exclusiva con su leche hasta que cumplan 6 meses y mantengan la lactancia hasta los 2 años.

Este tipo de alimentación se debe hacer a demanda del/la bebé, sin horarios, y para mantenerla es mejor no usar chupetes y biberones.

Las ventajas de la lactancia materna van más allá del aspecto nutricional, la lactancia materna ayuda al vínculo entre la mamá y bebé. Además, para el bebé el pecho no es solamente alimentación, es también calma, seguridad, relajación…

Existe la opción de extraerse la leche con un sacaleches y ofrecerla al/la bebé cuando hay dificultades (prematuridad, enfermedad, etc.) También podemos extraernos leche y almacenarla para cuando estemos trabajando o no podamos ofrecerla al /la bebé.

A veces los inicios de la lactancia pueden ser complicados por esto es importante que conozcamos los Mitos de la lactancia materna y sepas qué hacer si te encuentras con dificultades:

1) Hablar con la comadrona o enfermera en el hospital o en el centro de salud, y preguntarle todas nuestras dudas, tantas veces como lo necesitemos.

2) Ir a un grupo de lactancia (los ambulatorios y centros de atención primaria los suelen ofrecer) donde te encontrarás con otras mamás y podrás resolver tus dudas. También puedes consultar otros grupos de apoyo y federaciones en tu comunidad en La Liga de la leche, Fedalma o en la Federación catalana de Grupos de Apoyo a la Lactancia. También puedes visitar los Grupos de Apoyo a la Lactancia difundidos por Ihan.

3) Descargarte la Aplicación móvil LactApp donde podrás leer sobre lactancia y hacer consultas a especialistas certificadas y con una larga trayectoria. De hecho, antes de dar a luz puedes descargártela y empezar a informarte.

Aunque en principio la lactancia materna es la opción más saludable y ecológica, la realidad es que no es la mejor opción para todas las mamás, y que los/as bebés lo que más necesitan es que la mamá esté bien, por encima de todo, y si finalmente decidimos hacer una lactancia artificial no debemos sentirnos culpables.

2.Lactancia artificial

Este tipo de lactancia consiste en alimentar al/la  bebé solamente con la leche artificial que se puede comprar en las farmacias o en supermercados. Esta leche se da en biberón y también se recomienda cada vez más que sea a demanda, aunque sí hay una recomendación general de ofrecerlo mínimo cada 3 horas durante los primeros meses de vida del/la bebé. 

Cuando hacemos lactancia artificial también podemos fomentar el vínculo, teniendo el /la bebé en brazos, mirándole a los ojos, hablándole, siendo un momento de conexió mamá/bebé.

3.Lactancia mixta

En este tipo de lactancia se combina la lactancia materna con la artificial. En algunas ocasiones puede complementarse la lactancia materna con pequeñas dosis de leche de fórmula cuando el/la bebé no está subiendo bien de peso. Esta es una recomendación que hará el/la pediatra. Para suplementar en pequeñas cantidades se puede usar la técnica dedo/jeringa y así evitamos que el/la bebé se acostumbre al biberón y luego rechace el pecho. Este tipo de suplemntación normalmente puede acabar retirándose, con las pautas de la pediatra y si el bebé sube de peso.

Si vamos a suplementar con dosis grandes de leche artificial lo podemos hacer con biberón. Hay algunos biberones que se parecen más al pecho, y en los que podemos regular la cantidad de leche que sale (el flujo). Es importante que no salga mucha cantidad de leche de golpe si queremos mantener la lactancia materna.

Alimentación complementaria

A partir de los 6 meses puedes empezar a ofrecer a tu bebé alimentación complementaria. Antes solamente se recomienda leche materna o artificial, no agua, ni infusiones, ni otros alimentos son necesarios.

Cada etapa de la vida tiene sus necesidades a las que hay que ir adaptando la alimentación. La infancia es una etapa clave, por ello es muy importante seguir una buena alimentación para conseguir un buen crecimiento físico y desarrollo general de los niños y niñas.

La Agència de Salut Pública de Catalunya ha publicado una guía con recomendaciones alimentarias para niños y niñas de 0 a 3 años, en ella encontrarás la introducción de cada alimento, ejemplos de menús de mediodía, consejos generales de higiene, alimentos de riesgo, preparación segura de biberones, etc. También puedes consultar esta Guía de Alimentación Infantil de la Comunidad de Madrid.

Recuerda que ante cualquier duda, puedes consultar con tu pediatra.

Mamá Joven es un proyecto:

Actividad subvencionada con cargo a la asignación del 0,7 % del IRPF:

Departament de drets socials
©2022 Mamá Joven