(8) La historia de Lara, madre adolescente, continúa… La lactancia

Lara acaba de ser mamá, y tiene mil dudas, como la mayoría de mamás. Los inicios de la lactancia a veces no son fáciles, es un aprendizaje, como cualquier otra cosa. Con paciencia y buen asesoramiento de la comadrona aprende cuál es la postura correcta, cómo evitar que le duela, etc.

Desde el primer momento del Piel con piel -justo después de nacer y si todo ha ido bien- el bebé puede empezar a mamar. Antes del parto el cuerpo de la mamá ya está preparado para alimentar al bebé, gracias a las hormonas, que hacen que en el pecho de la mamá se forme un líquido llamado “Calostro”. El calostro es de color amarillento, viscoso y espeso, y sale poco a poco. Si el bebé succiona (chupa) desde que nace y las veces que quiera, estará bien alimentado. Es el primer y el mejor alimento. Tiene proteínas, grasas, y anticuerpos, que sirven para darle defensas al bebé y le protegerá de infecciones. Todas las leches maternas son buenas y alimentan. Si tu bebé mama muy seguido, es normal! no pienses que tu leche no le alimenta. Dar el pecho es mucho más que alimentar al bebé, también es darle cariño, y es un momento que debéis disfrutar los/as dos.

RECUERDA: si tienes dudas sobre la lactancia, te duele el pecho o te han salido grietas, pide cita con la comadrona de tu centro de salud, lo antes posible.

También puedes leer más sobre lactancia AQUÍ

Artículos relacionados

Mamá Joven es un proyecto:

Actividad subvencionada con cargo a la asignación del 0,7 % del IRPF:

Departament de drets socials
©2024 Mamá Joven